Skip to content
tintomaquia

Sobre nosotros

Sobre nosotros published on

La Tintomaquia

¿Qué es La Tintomaquia?
La Tintomaquia es un proyecto inspirado en los antiguos folletines, novelas por entregas cuyas páginas se publicaban junto con los periódicos en siglos pasados. Pero ahora… ¡por internet! Porque todos sabemos que todo mejora por internet.

¿Cómo funciona esto?
De lunes a sábado se publican páginas de diversas historias. Cada historia tiene uno o varios días fijos para publicar. Para leerlas, haz clic en las portadas que encontrarás en la página Títulos en publicación, que te llevarán a la información sobre cada publicación en particular. Para navegar por las páginas, utiliza el menú de navegación en la parte superior de estas.

¿Podéis informarme de cuándo actualizáis?
¡Síguenos en Twitter!: @tintomaquia. También hay un feed RSS.

¡He escrito una novela! ¿Puedo publicarla aquí?
¡Claro! Contacta con nosotros a través de los comentarios, o de nuestro formulario de contacto.

¿Tenéis novelas rosas? ¿De las de sangre y pasiones y vísceras?
.

¿Quiénes sois? Y, ¿a quién tengo que dirigirme para protestar porque vuestras novelas rosas no tengan suficientes vísceras?
Somos una organización secreta que lucha por el dominio del planeta contra la conspiración extraterrestres-gobierno… ¡es broma! Somos un grupo de gente afincada en Málaga (España), con mucha fantasía y ganas de compartirla. Para protestar, diríjanse a la tercera planta, ventanilla VII-B.

En la tercera planta no hay ninguna ventanilla VII-B.
¿Dije VII-B? Quise decir VII-C, claro está. ¡Qué cabeza la mía!

Tengo sugerencias que haceros. Y no encuentro la ventanilla VII-C.
Los comentarios están siempre abiertos, ¡y nosotros siempre estamos felices de recibirlos!

Otras cosas
Échale también un vistazo a nuestras páginas asociadas y a la política de cookies.

El Fuerte Oscuro de Kil-Kyron · Capítulo 1

1

Hacia ya muchos, muchos años que el Bien reinaba en el mundo. A lo ancho y largo de los continentes, las florecillas crecían en los campos, los niños nacían sin malformaciones, y una eterna primavera alegraba el corazón de las gentes, que vivían alegremente ayudándose unos a otros en paz y armonía.

Solo en un lugar quedaba, como un faro de oscuridad, un bastión del Mal. La montaña de Kil-Kanan, situada en el centro del continente del Sur, resistía desde hacía siglos los embates de benignidad que se cernían sobre ella. Sin embargo, cada año parecía perder terreno, lenta, imperceptiblemente; en los últimos cien años, dos aldeas situadas en la falda de Kil-Kanan, que antes eran fieles pueblos oprimidos por el Mal, se habían entregado a las fuerzas del Bien. Con eso, no quedaban más que siete poblados desperdigados por los riscos del monte, además de la fortificación en lo más alto de este: el Fuerte Oscuro de Kil-Kyron.

Sin embargo, lejos de abandonarse a su destino, las fuerzas del Mal luchaban contra este con cada vez más ahínco y tesón. El Fuerte Oscuro de Kil-Kyron se había convertido en un templo de entrenamiento de las fuerzas de la malignidad, al que acudían clandestinamente jóvenes de todo el mundo que sentían agitarse la maldad dentro de sus corazones, en medio de la sofocante bondad que reinaba en los cuatro continentes. Cuando no podían soportar ver más florecillas, ni escuchar a los sabios y benevolentes bardos de sus aldeas hablar pacientemente sobre el amor, escapaban de sus casas y se encaminaban hacia el Kil-Kanan, que podía verse desde muy lejos; era una montaña muy alta, y su cumbre la negrura se enroscaba sobre sí misma, en la forma de una sombra amenazadora que deseaba devorar sus alrededores.

Algunos llegaban completamente traumatizados. Relataban historias horrendas sobre actos de amistad y compasión, y despertaban en mitad de la noche oyendo aún las risas de niños inocentes. Pero el Fuerte Oscuro de Kil-Kyron los acogía a todos, y los amamantaba de nuevo con su asfixiante negrura y su despiadad maldad, hasta que sus heridas sanaban.

El señor de Kil-Kyron contemplaba todo esto con rabia y frustración. Orosc Vlendgeron, Gran Emperador de los Ejércitos Malignos, gobernaba sobre Kil-Kyron desde hacía ya casi treinta años, y era el más respetado (el único) de los Señores del Mal que aún vagaban sobre la tierra. Decíase de él que era un genio táctico impresionante, y que su mera presencia, por desagradable, ya espantaba a sus enemigos. Lo cierto es que Orosc Vlendgeron jamás había tenido la oportunidad de probarse en una batalla, puesto que los enemigos a su alrededor eran tímidos adoradores del Bien que, por no sesgar vidas sin motivo, nunca empezarían una lucha por su propia voluntad; y él, que realmente tenía algo de buen estratega, había tenido que refrenarse de hacerlo, pues veía que sus posibilidades eran escasas, y que iniciando una guerra solo conseguiría diezmar sus fuerzas y arruinar aún más su causa.

Godorik, el magnífico · Página 1

Godorik Díaz era empleado en una oficina de patentes de la ciudad computerizada de Betonia. Había accedido a este puesto a través del Examen General Informático Oposicional, y llevaba casi diez años atendiendo la ventanilla 35 de la oficina de patentes del nivel 14; un trabajo bastante aburrido que sin embargo a Godorik no le terminaba de disgustar.

Hacía unos meses que Godorik había cumplido los treinta y dos años. Era un hombre de estatura media, pero robusto y bien formado; tenía el cabello marrón ondulado, relativamente largo, la nariz ganchuda y los ojos oscuros. Vivía en un apartamento en el nivel 16, pequeño, pero suficiente para él solo; y estaba relativamente ennoviado con una gestora del nivel 11, unos diez años mayor que él, con la que sin embargo no vivía porque ambos eran de personalidad fuerte y pasaban largas temporadas en las que no se soportaban mutuamente.

Un día, se encontraba Godorik en su ventanilla, tamborileando con los dedos sobre el teclado del generador de informes y esperando aburrido como una ostra a que llegara algún loco esgrimiendo una patente. El día había empezado como cualquier otro, por lo que, cuando se presentó el joven Keriv brincando nervioso, no se pensó que fuese a ocurrir nada extraordinario.

—Eh, jefe llamó su atención el pelirrojo Keriv a través de la ventanilla. Godorik apartó la vista del generador de informes y saludó a Keriv con un movimiento de cabeza.

—¿Qué pasa, Keriv? preguntó.

—Jefe… —el chaval metió la cabeza por la ventanilla y bajó la voz. Godorik no era realmente el jefe de Keriv, que era el conserje de la oficina; pero, como era bastante más mayor que él, el chico lo llamaba así—. Hay unos tipos muy raros reunidos en el patio de atrás. Los he visto desde la terraza.

—¿Unos tipos muy raros? —preguntó Godorik—. ¿Cómo que unos tipos muy raros?

—No sé, jefe —dijo Keriv—. Tienen una pinta muy extraña, y me parece que algunos van armados. Me dan muy mala espina.

El quinto planeta

PortadaQuintoPlaneta

La sociedad silivarstaviana ocupa el quinto planeta de un sistema de soles binarios perdido en los confines del universo. Pese a su avanzada ciencia y tecnología, esta civilización lleva milenios estancada, resistiéndose visceralmente a cualquier clase de cambio.

Hari Ijaedjahiniir es un joven inadaptado en esta sociedad violenta e inmovilista, dispuesto a hacer su voluntad pese a los deseos de sus contempóraneos, y de su cada vez más desestructurada familia. En el camino hará amigos y enemigos, y pondrá en marcha una serie de acontecimientos que, quizás, cambien este planeta para siempre.

Una bala para el príncipe

PortadaBabilonia

En la ciudad de Navaseca, el hotel Babilonia es el centro de reunión de la alta sociedad. Allí anidan personas como Alejandro Sorés, ambicioso empresario y cazafortunas; Sofía Bronvich, una joven tan rica e inteligente como impertinente y malcriada; la viuda Perquin y sus negocios turbios; Leandro Ligoria, el casanova, y su nueva e inocente víctima Elina Goder… Pero a Ernesto Babel, dueño del establecimiento, la cumbre de su carrera le llega cuando el príncipe heredero y sus dos hermanos visitan la ciudad, y se alojan en su hotel.

Sin embargo, un peligro insospechado acecha a este ilustre visitante; y es que corren rumores de que hay en la ciudad quien desearía verlo muerto…

Leer →

Esta historia se actualiza los:

Actualiza los sábados

El Fuerte Oscuro de Kil-Kyron

PortadaKil-Kyron

“Hacía ya muchos, muchos años que el Bien reinaba en el mundo. A lo ancho y largo de los continentes, las florecillas crecían en los campos, los niños nacían sin malformaciones, y una eterna primavera alegraba el corazón de las gentes, que vivían alegremente ayudándose unos a otros en paz y armonía.

Solo en un lugar quedaba, como un faro de oscuridad, un bastión del Mal…”

El Fuerte Oscuro de Kil-Kyron, la última esperanza del Mal en el mundo, luce sobre la última montaña de la malignidad como una llama alimentada por la villanía de los indeseables que en él habitan. Acompaña a Orosc Vlendgeron, Beredik la Sin Ojos, Pati Zanzorn, Sore Matancianas y el resto de su alegre compañía en su cruzada por restaurar la injusticia y la depravación, y conseguir, una vez más, que la oscuridad triunfe sobre el Bien.

Leer →

De esta historia se ha completado la primera parte. La siguiente comenzará a publicarse próximamente.

Godorik, el magnífico

PortadaGodorik

Godorik es un hombre de mediana edad que trabaja para el gobierno de la ciudad computerizada de Betonia. Una mañana, después de muchos años atendiendo la ventanilla treinta y cinco de la oficina de patentes del nivel 14, el conserje se acerca a decirle que unos hombres armados están discutiendo asuntos turbios en el patio…

La vida de Godorik está a punto de dar un giro espectacular.

Leer →

Esta historia se actualiza los:

Actualiza los lunes