Skip to content

El Fuerte Oscuro de Kil-Kyron · Capítulo 54

54

Sanvinto, viendo que proseguir su pomposo sermón le iba a resultar complicado, suspiró.

—Ya os he informado a todos sobre nuestra estrategia de ataque —contestó—. Nuestras fuerzas superan ampliamente en número a las del Mal; les rodearemos y les cortaremos la retirada por todos los frentes, y la victoria será prácticamente nuestra.

—Pero ellos lucharán en su terreno, y tendrán ventaja —intervino uno de los Sumos Sacerdotes, que era muy jovencito para ocupar semejante puesto.

—Y además ellos utilizarán toda clase de tácticas rastreras, que nosotros no nos rebajaríamos a emplear —añadió un alcalde, el de Valleamor para más señas—. No quiero insinuar nada raro, pero eso también les da ventaja.

Los asistentes empezaron a murmurar y cuchichear entre sí.

—Mi querido Mosabís —le dijo Sanvinto, haciendo acopio de paciencia—, las rastreras tácticas del Mal son, por naturaleza, inferiores, y por ello nunca podrán tener ventaja sobre nuestras benignas y honradas estrategias.

En ese momento, Marinina dejó otra vez de prestar atención. La rondaba una opresiva sensación de la que no conseguía zafarse; estaba segura de que algo malo iba a pasar. Pero nadie a su alrededor parecía darse cuenta. La pobre Maricrís ponderó si interrumpir la reunión para anunciar sus temores; pero un momento después su humildad y modestia naturales la hicieron rechazar esa idea. Al fin y al cabo, no quería molestar el trabajo de aquellas grandes y bondadosas mentes, que tanto se esforzaban por extender el Bien. Tras echar un vistazo a los grupitos que charlaban animadamente junto a los árboles, se deslizó fuera de su sofá.

—Por favor, disculpadme un momento —musitó; pero nadie la escuchó. Sanvinto, Barbacristal y Mosabís estaban ahora enzarzados en una acalorada discusión teológica sobre si las tácticas deshonestas podían o no proporcionar una ventaja a corto plazo a quien las utilizase, y el resto los miraban absortos. Así que nadie reparó en Marinina cuando salió de debajo del tejadillo y se dirigió como sonámbula hacia el resto de las comitivas.

Allí, Aragad salió a su encuentro inmediatamente.

—¡Hermosa doncella! —la saludó—. ¿Qué os ocurre? ¿Qué necesitáis?

Comment Header

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *